México logra y mantiene el 1° lugar en víctimas de la esclavitud moderna

Odoo CMS- Sample image floating

México se encuentra por cuarto año consecutivo en el primer lugar de América Latina en cuanto a número de esclavos, al registrar 376, 800 personas en esta situación, de acuerdo con la Walk Free Foundation en el Índice Global de Esclavitud 2016.

La “esclavitud moderna” en la cual se llevan a cabo diferentes actividades explotan a los trabajadores dejando de lado sus necesidades, intereses y sus derechos humanos con el fin de beneficiar económicamente a alguien con un poder adquisitivo superior.

Algunas de las principales actividades que las Organizaciones de la Sociedad Civil señalan de usar trabajo forzoso son: el sicariato, agricultura, construcción, minería, preparación de alimentos, instalación de equipos de comunicaciones, vigilancia, esclavos sexuales y trabajo doméstico.

El trabajo doméstico, un sector vulnerable al trabajo forzoso.

El trabajo doméstico es una de las principales actividades vulnerables al trabajo forzoso que se lleva a cabo en México, siendo mujeres y niñas en su mayoría las se dedican a esta labor.

De acuerdo con el INEGI durante el 2016 se registró 2 millones 376 mil 506 personas dedicadas al trabajo doméstico de los cuales 90.7% son mujeres. Solo 2.4% de este sector cuenta con un documento que avale su trabajo y respalde sus derechos, lo que deja a alrededor de 2 millones 319 mil 470 personas desprotegidas y vulnerables a ser víctimas del trabajo forzoso. Esta cantidad es casi el número total de habitantes del estado de Tabasco.

Esta labor a pesar de ser común en el país, no es bien remunerada pues el sueldo alcanza en su máximo dos salarios mínimos, lo que devalúa y denigra a los trabajadores.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) señala que los trabajadores domésticos están expuestos a cubrir jornadas extensas de trabajo sin un pago extra, a la falta de seguridad social, al impedimento de la educación, a la violación de sus derechos a la libertad, a la identidad y a la autoestima, lo cual convierte a estas personas en esclavos modernos.

El gobierno cómplice del delito

En el país la esclavitud moderna ha tomado fuerza pues se estima que el 20% del PIB proviene de actividades relacionadas con el trabajo forzoso tomando en cuenta a empresas privadas e incluso del Estado, grupos militares y cárceles quienes también ofrecen trabajos con bajos salarios y en condiciones deplorables.

A pesar de que en México existen ONG, leyes y artículos constitucionales que regulan, protegen y defienden a las víctimas del trabajo forzoso, muchas veces son las víctimas las que optan por estos trabajos debido a la falta de oportunidades en el país.

Fuente: arenapublica.com