Odoo CMS- Sample image floating

La vinculación establecida por el Gobierno de Estados Unidos entre Rafael Márquez y Julión Álvarez con una red de lavado de dinero ha evidenciado la  desinformación generalizada que existe en la sociedad y en los medios de comunicación en cuanto a este tipo de ilícitos, comentan especialistas.

¿Cómo protegernos de estar involucrados en este ilícito?

El lavado de dinero consiste en ocultar el origen lícito o ilícito de los recursos utilizados y únicamente queda lavado, enfatizan especialistas. Esto requiere “todo un andamiaje jurídico, financiero y fiscal, por lo tanto no cualquier persona puede lavar dinero”, puntualiza.

De acuerdo con especialistas, en México aparte de la Ley de Prevención de Lavado de Dinero, existen otras más relacionadas con este delito, por ejemplo, la Ley de Extinción de Dominio, señala  que se incautarán los  bienes (como puede ser una casa, un rancho, un auto, dinero, etc.) que sean utilizados para actividades de delincuencia organizada.

Por lo anterior, el riesgo es muy serio. La Ley de Extinción de Dominio obliga a conocer con extremo detalle a quién se le están rentando los bienes.

Según especialistas, las personas no actúan para protegerse de sufrir una eventual situación como como ésta. Por lo mismo, emite tres recomendaciones básicas para prevenir verse inmersos en una cuestión tan delicada:

  • La primera es pagar los impuestos, ya que la evasión fiscal uno de los “síntomas más elocuentes para detectar un lavado de dinero”.

  • La segunda, que el gasto vaya acorde a los ingresos ya que si hay una discrepancia fiscal el SAT o la SCHP podrá requerir que el sujeto acredite la obtención del dinero.

  • Por último, en relación a la Extinción de Dominio, especialistas admiten que este punto es complicado, pues sugieren tener el máximo cuidado y conocer perfectamente con quién nos asociamos y a quién le rentamos nuestros bienes.

Irresponsabilidad calificar a Márquez y Álvarez como lavadores de dinero

La justicia estadounidense estimó que una persona acusada de narcotráfico (Raúl Flores) es propietaria de una empresa donde también participan Rafael Márquez y Julión Álvarez, pero  no significa que ambos sean narcotraficantes ni lavadores de dinero.

Para que este caso sea “afirmativo” según especialistas tendría que haber una denuncia formal (“que en estos momentos no existe”) y una sentencia condenatoria decretada por un juez.

La medida adoptada por el Gobierno de Estados Unidos de congelar las cuentas y bienes de Rafael Márquez y Julión Álvarez obedece a un carácter precautorio ante el temor fundado de que se puedan evadir o dilapidar,  por lo que en caso de que sean hallados culpables por un juez, imposibilitaría garantizar la comisión del delito.

Fuente: liderempresarial.com