¿Cuáles son las consecuencias de ingresar en la Lista OFAC?

Odoo CMS- Sample image floating

 La incorporación en los últimos días de varios funcionarios del régimen venezolano, incluyendo a Nicolás Maduro, en la lista OFAC ha desatado ataques de pánico en la élite política del chavismo, a tales extremos que muchos ya han comenzado a indagar todos los mecanismos posibles a su alcance para su defensa legal, esto sin ni siquiera haber sido mencionados como posibles candidatos a integrar la famosa "lista negra". 

Muchos inescrupulosos han decidido aprovechar el pánico de varios oficialistas para hacerles creer que agentes externos tienen el poder de incluir y excluir nombres de la lista por su supuesta relación con políticos norteamericanos.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de  Estados Unidos administra y hace cumplir las sanciones económicas y comerciales sobre la base de la política exterior y objetivos de seguridad nacional contra países destinatarios extranjeros y los regímenes, terroristas, narcotraficantes internacionales, quienes se dedican a actividades relacionadas a la proliferación de armas de destrucción masiva y otras amenazas a la seguridad nacional, la política exterior o la economía de los EEUU.

La decisión acerca de quiénes son incorporados a la lista está manos, única y exclusivamente, de los miembros de más alto nivel del gobierno estadounidense que atienden a averiguaciones previas sobre los targets designados. La lista la confeccionan un grupo de profesionales pertenecientes a la OFAC entre quienes se destacan abogados, asesores de la banca, contadores y expertos en finanzas públicas y un grupo de empleados que evalúan a los targets que van a ser incluidos en la referida lista.

La incorporación de muchas de estas personas y entidades a esta lista se produce gracias a la investigación y análisis realizado por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y la DEA (Drug Enforcement Administration), luego de la recopilación y análisis de las pruebas necesarias para producir la decisión.

El ingreso de una persona o empresa a esta lista, significa entre otras cosas, el bloqueo o cierre de sus cuentas. 

Las instituciones financieras a nivel mundial, con cada nuevo nombre que es sumado en la lista OFAC,  estudian si esa persona es cliente y mantiene una cuenta. Además debe revisar si aparece asociado a alguna compañía como administrador, accionista o firma autorizada para movilizar sus fondos. 

Luego de ser incluido, se activa una revisión retrospectiva para evaluar si esa persona que tuvo cuenta en un banco a su vez se relacionó con otros clientes. Su cuenta de donde se alimentó. Qué empresa en le transfirió fondos y por qué concepto. A quién él le ha emitido pagos (cheque o transferencias) y entonces comienza a armarse una matriz de personas naturales y jurídicas relacionadas con este personaje OFAC y todos ellos pasan a ser considerados clientes de alto riesgo y les sobrevienen a su vez investigaciones y rastreo de fondos que terminarán por limitar su movilidad financiera internacional.

Los países cierran las cuentas de personas consideradas de alto riesgo y todas las personas asociadas, cercanas a unos clientes OFAC son consideradas a su vez de alto riesgo. Claro, está mejor práctica puede ser apelada por los afectados, que tendrán que ponerse a derecho y demostrar su inocencia para poder ser excluidos de la Lista OFAC. A ello presiona está mejor práctica internacional.

Una persona incluida en lista OFAC verá como poco a poco pierde sus instrumentos financieros (cuentas, tarjetas de crédito, acceso a financiamiento, medios electrónicos de pago). Pero además verá como su entorno laboral y familiar también comienza a ser afectado por un mayor escrutinio financiero internacional porque cada institución financiera evitará operar con ese entorno que es afectado directamente por el riesgo de contagio en materia de lavado de dinero.

Fuente: Mi diario

Share