Odoo CMS- Sample image floating

La subsecretaria de Hacienda, Vanessa Rubio, continúa trabajando a marchas forzadas con Jaime González Aguadé, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores; Osvaldo Santín, jefe del SAT; Agustín Carstens, gobernador del Banxico; Carlos Ramírez, presidente de la Consar, y Norma Alicia Rosas, presidenta de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, en el proyecto de la nueva Ley de Tecnología Financiera que permitirá regular a las empresas fintech.

Aunque ya había un acuerdo en principio y ya se había enviado el anteproyecto de ley a intermediarios financieros, a última hora el Banxico puso varias objeciones, en especial en el tema de bitcoin o monedas virtuales, que forman parte de esta nueva ley.

Lo que pretende Vanessa Rubio es aterrizar cambios, ya con el visto bueno de Agustín Carstens, para cumplir la meta de enviar la iniciativa de Ley al Congreso de la Unión en septiembre, una vez que arranque el próximo periodo ordinario y antes de que Carstens deje el cargo de gobernador del Banxico el próximo 30 de noviembre.

Se mantiene la propuesta de crear las nuevas Instituciones de Tecnología Financiera (ITF), que podrán ser de financiamiento colectivo, fondos de pago electrónico y de administración de activos virtuales.

Indispensable, aprobación del Banxico

El problema con el Banxico son las ITF de administración de activos virtuales, y es que Carstens considera que se debe avanzar lentamente en la regulación del bitcoin y otras monedas virtuales, aunque la realidad es que cada día se realizan miles de transacciones en bitcoins, que es ya la moneda virtual preferida de los ciberdelincuentes.

En el anteproyecto de la nueva ley se propone que las ITF autorizadas por la CNBV sí puedan realizar operaciones, como poner en contacto a terceros con la finalidad de facilitar la compra, venta o cualquier otra enajenación de activos virtuales; comprar o vender, en general, activos virtuales por cuenta propia o de clientes y recibir activos virtuales para realizar transferencias o pagos de una persona física o moral, incluida otra institución de administración de activos virtuales.

En el anteproyecto de ley se contemplaba también que será el Banxico el que definirá las características de los activos virtuales; las condiciones y restricciones de las operaciones que se pueden realizar con ello y las medidas a las que deberán sujetarse las ITF en la custodia y control de los activos virtuales. Sin el visto bueno del Banco de México sobre la nueva regulación, no será posible que la nueva ley se envíe este mismo año al Congreso.

Fuente: Dinero en Imagen

Share