Bancos están cada vez más interesados en las fintech

Odoo CMS- Sample image floating

Algunos bancos de los que operan en México se interesan cada vez más en las fintech, ya sea con inversiones, con apoyo a su desarrollo o al adherirlas de lleno a su negocio.

Por ejemplo, el canadiense Scotiabank anunció una asociación innovadora con la aceleradora de startups NXTP Labs, una de las más destacadas de la región de América Latina, con la que el banco tendrá acceso a las fintech más prometedoras de México, Colombia, Chile y Perú. Con ello, busca aprovechar los ecosistemas de estos países para impulsar la transformación global de su banca digital.

El mexicano Ignacio Deschamps, director de Grupo, Banca Internacional y Transformación Digital de Scotiabank, destacó que esta asociación permitirá mejorar la ventaja competitiva del banco, además de acelerar la innovación y establecer asociaciones con fintech para ofrecer soluciones innovadoras a 24 millones de clientes de la institución canadiense a nivel global.

En el marco de la Fintech Conference 2017 celebrada en Bogotá, Colombia, Scotiabank anunció también un premio especial para la fintech que presente la solución más innovadora y con el mejor potencial de desarrollo. La seleccionada viajará a Canadá para reunirse con el equipo digital del banco en Toronto y explorar oportunidades asociación.

En México, Scotiabank tiene incluso una Fábrica Digital, en la que se desenvuelve todo el ecosistema fintech y otros emprendedores.

BBVA Bancomer es otro que, en línea con su casa matriz, ha venido haciendo lo propio con la industria fintech.

Este mismo miércoles el banco de origen español, a través de su programa de innovación abierta Open Sandbox, seleccionó a las mejores startups y proyectos tecnológicos que ayudarán al banco a afrontar los retos que plantea el cambiante entorno de negocios.

El programa recibió la propuesta de 220 empresas emergentes y mediante una selección fueron 23 las participantes —provenientes de ocho países— que se presentaron al comité de dirección del banco. Se eligieron 11 startups con las que los colaboradores de la institución financiera han trabajado de la mano para desarrollar y ejecutar una prueba de concepto a partir de octubre y hasta julio del 2018 cuando se den a conocer los resultados.

“Nuestro reto es analizar todas las ideas, tener la mente abierta a lo que hay afuera y ver cómo podemos hacer que empaten los emprendimientos con los objetivos y necesidades del banco. Tenemos el gran desafío de hacer que eso ocurra, que genere valor para nosotros y le dé valor al cliente, pues se trata de aprovechar esta oportunidad”, mencionó Eduardo Osuna, director general de BBVA Bancomer.

BBVA Bancomer ha destacado la importancia que tienen las fintech, sector al que ve como complemento y no como competencia. Incluso, dentro de su Torre Bancomer, tienen un espacio para el desarrollo de innovaciones tecnológicas.

Santander también es otro banco que está incursionando fuerte con las fintech. Apenas hace unos días se anunció que uno de sus fondos de capital invirtió —junto con otros— en una fintech mexicana.

La propia Ana Botín, presidenta del grupo español, comentó esta semana en su visita a México, que el banco ya está colaborando con muchos pequeños empresarios del sector fintech y enfatizó que aquí ya se trabaja en la elaboración de una regulación para el sector, misma que, consideró, debe cambiarse en cuanto se requiera.

“Lo primero que nos parece importante es que se pueda hacer de manera segura, protegiendo también al cliente y manteniendo un sistema financiero estable y que haya un campo de juego igual para todos”, refería.

Otras entidades financieras que han mostrado un total interés en trabajar con la industria fintech son Gentera, el cual incluso tiene un laboratorio de innovación digital, y BanRegio con una estrategia similar, por mencionar algunos.

Hoy día en el Senado ya está una iniciativa de ley para las fintech, por lo que será esta instancia legislativa la que determine si le da salida o no. La banca, por su parte, espera enriquecer la propuesta en este proceso, pues ve oportunidades de mejora.

Fuente: El Economista